miércoles, 19 de mayo de 2010

¡A "pinchar" y "chuzar" les llegó el verano!

En las secciones de moda en televisión se pueden escuchar frases como: "este otoño prevalecerá una tendencia retro, basada en moda de los años 60s y 70s".

En este blog se pueden leer frases como: "La moda política de este otoño real/ verano político se basa fuertemente en las escuchas ilegales. Con furor atacan el continente, dando muestras de haber retornado a la pasarela mediática cual tornado".

Véala ahora en su etapa de destape, en su verano. Felices nosotros los consumidores de moda.

Es artístico ver cuando un viejo método de espionaje, posiblemente el primero en el gordo libro de la CIA, es reciclado, aplicado y -con algo de tiempo- expuesto en colección a la opinión pública.

Como parte del contexto del diseño de modas hay que contar que siempre se planean estas colecciones en invierno: en el resguardo de ropajes abultados, de vientos distractores, de tensión y locura. Tiempos y climas que resultan muy inspiradores.

Por fortuna -para todos- llegan días soleados y cálidos en que, quiéran o no, los diseñadores algo tienen que mostrar.

Varios gobiernos, entre los que podemos incluir al de Colombia y al de la ciudad de Buenos Aires, han demostrado haber conjurado grandes resultados en invierno para exponerlos en verano. Es moda, es arte, no deberían juzgar a los responsables, deberían de aplaudirlos.

En Colombia, el departamento administrativo de seguridad (D.A.S.), que tiene dependencia directa del presidente de la república llevó a cabo interceptaciones arbitrarias, "chuzadas" ultra ilegales y sumó canutillos a la ropa: programó y ejecutó campañas de desprestigio y difamación de los opositores del gobierno.

Elementos que dan para una linda colección, ¡aplausos!

Vale explicar que en este país se da que el culpable huye, y algún inocente desvalorado por algún patrón, sin capacidad de defenderse cae. No se le reconoce el esfuerzo al diseñador, más bien se premia al pobre gato que asomó a la feria de modas.

Queda ver qué dicta la crítica en Bogotá. La pasarela cojea, pero de pronto llega.

En Buenos Aires, la ciudad, a fines del año pasado el jefe de gobierno enlodó su candidatura a presidente en el 2011. A pocos días de salir a la calle su nueva policía (su bebé de seguridad), resultó involucrado en un escándalo por escuchas ilegales a miembros opositores. Se alega que hasta "pinchó" el teléfono de su cuñado.

Estos días a este escándalo le cae el sol. ¿Podrá sobrevivir a la candidatura de Macri a este golpe? Él argumenta que es un montaje de su fuerte opositor político, don Néstor, pero creo que le hace falta humildad, no está mal hacerse cargo de la masterpiece.

Cada bloque tiene sus muertos a cuestas, habrá que ver quién es el que más destapa en su colección.

2 comentarios:

Ariel Enrique dijo...

El crerse dueños de todo por el hecho de ostentar el poder lleva a los dirigentes a cometer toda clase de abusos que esperamos algun dia sean castigados.
Un abrazo

Connie dijo...

Lo mas increible es que estos "genios" niegan sus creaturas, con frases de cajon que hemos escuchado de villanos historicos, como "fue a mis espaldas" o "yo nunca me entere"...realmente admirable el cinismo y desfachatez de estos personajes. Un saludo.